Psicoanálisis y Género: Avanzando hacia nuevas perspectivas terapéuticas

Expertas nacionales y extranjeras dialogaron en Casa Central

Identidades sexuales, transexualismo y biopolítica fueron parte de los temas tratados durante las cuatro jornadas que se extendió el II Seminario Internacional de Psicoanálisis y Género, que convocó a destacadas especialistas latinoamericanas y que contó con una audiencia de cerca de 200 personas vinculadas a esta corriente terapéutica.

En la Sala Eloísa Díaz de Casa Central se realizó el II Seminario Internacional de Psiconálisis y Género.

La relevancia del género en la perspectiva psicoanalítica fue el eje del diálogo de la segunda versión de este Seminario Internacional, organizado por Vanesa East y Pilar Errázuriz del Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina (Cegecal) de la Facultad de Filosofía y Humanidades, y patrocinado por el Proyecto Bicentenario de nuestro plantel.

“Dialogo entre psicoanálisis y transexualismo”, de Patricia Porchat, de la Universidad de Sao Paulo; “Mi cuerpo que no es mío. Biopolítica y diferencia sexual”, de Laura Llevadot, de la Universidad de Barcelona; “Hacia una clínica psicoanalítica post patriarcal”, de Débora Tajer, de la Universidad de Buenos Aires; y “Com-posiciones actuales de las identidades sexuales”, de Ana M. Fernández de la Universidad de Buenos Aires, fueron algunas de las exposiciones del Seminario Internacional realizado en la Casa Central de nuestra Universidad entre el 4 y 7 de octubre. La actividad, que abordó los encuentros y desencuentros entre Psicoanálisis y Estudios de Género, contó también con la participación de la presidenta de la Sociedad Chilena de Psicoanálisis (ICHPA), Eleonora Casaula.

Ana M. Fernández, de la Universidad de Buenos Aires; Pilar Errázuriz de la U. de Chile; y Patricia Porchat, Universidad de Sao Paulo, participaron de la tercera jornada del Seminario.

En palabras de la Dra. Errázuriz, directora de Cegecal, dos fueron básicamente las temáticas dentro de la discusión del encuentro. “Uno, la psicopatologización de los malestares de las mujeres, que no son forzosamente una enfermedad, sino producto –generalmente- del lugar social que ellas ocupan. Lo otro fue la diversidad sexual. Ahora los psicoanalistas se encuentran frente a esa demanda de tratamiento, de personas que se reasignan el sexo o de personas transgénero, y en ese sentido fue un debate muy rico, porque todos los jóvenes están al tanto de ese tipo de emergencia fenomenológica que está ocurriendo”, relató la especialista.

Con un público de hombres y mujeres, principalmente vinculados al psicoanálisis, y en un rango etario entre los 25 y los 40 años, Errázuriz percibió una audiencia abierta al ingreso de la perspectiva de género y sus problemáticas actuales en la disciplina, cuestión que reconoce, no ha sido fácil de integrar en el país.

“Aquí en Chile, lamentablemente son bastante indiferentes al tema. No es una cosa académicamente tan aceptada por las asociaciones psicoanalíticas”, apuntó la académica, quien destacó el desarrollo que este ámbito sí ha tenido entre los psicoanalistas trasandinos. “En Argentina se llevan haciendo estudios de Psicoanálisis y Género desde los años ’80, no solamente en la Universidad de Buenos Aires, sino que hay un foro de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires (APBA), a cargo de Irene Meller, que lleva más de veinte años trabajando en este tema de manera periódica”, advirtió la directora de Cegecal.

Pilar Errázuriz, directora del Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina (Cegecal) de la Facultad de Filosofía y Humanidades, unidad a cargo de la organización de la actividad.

Con todo, Errázuriz está cierta que poco a poco los psicoanalistas jóvenes han empezado a acercarse a las temáticas de género en el país. “En Cegecal empezamos hace tres años con el diplomado de Psicoanálisis y Género, y poquito a poco han empezado a acercarse los psicoanalistas jóvenes. Existe una generación de profesionales que se empieza a dar cuenta de estos temas positivamente. Si se hacen varios encuentros como este puede llegar a tener un impacto en la profesión”, concluyó.